¡Pídenos más información!

Llamadme:

Las hemorroides son unas venas ubicadas en la zona baja del recto que todas y cada una de las personas tienen de forma natural. Por norma general, no las apreciamos, aunque pueden llegar a dilatarse exageradamente y causar molestias, dolores y sangrados.

¿Qué tipos de hemorroides existen?

Se distinguen en tres categorías según su localización: hemorroides internas que se encuentran bajo el recto, sobre el ano y están cubiertas por mucosa;  hemorroides externas ubicadadas bajo la unión del ano con el recto y hemorroides mixtas, que afectan a los dos géneros de venas.

¿Qué síntomas son los más frecuentes?

Los más frecuentes son:

Sangrado: acostumbra a causarse al ir al baño y se advierte al observar restos de sangre en la taza o bien en el papel del váter.
Prolapso: ocurre cuando aparece un bulto desde el interior del ano.
Picores: ocurre por la secreción de la mucosa anal propia de las hemorroides internas. Aparte de picor, puede provocar sensación de quemazón y también irritación de la piel.
Dolor: es frecuente tener dolor en la zona anal.

¿Cuáles son las dificultades más habituales?

Las hemorroides no tratadas pueden presentar dificultades muy dolorosas.

Las externas pueden desarrollar trombosis (un coágulo de sangre dentro de vaso sanguíneo), lo que desemboca en un dolor agudo que puede prologarse a lo largo de semanas. Estos capítulos pueden repetirse habitualmente y dejar pliegues cutáneos que, aparte de poco estéticos, acarrean molestias de diversa clase.

Por otro lado, las hemorroides internas pueden descolgarse y aparecer en forma de bultos en la zona anal, acarreando no solo dolor, sino más bien sensación de pesadez, picor, quemazón, sangrado y otras molestias. Estos casos son los que, de forma coloquial, se conoce como “tener almorranas”.

¿Qué tratamientos existen?

Existen tratamientos de diversa índole: cremas calmantes, antídotos naturales, dietas ricas en fibra, laxantes, baños de asiento… No obstante, la más eficaz en su tratamiento es la hemorroidectomía, o sea, la cirugía de supresión de hemorroides.

Se puede destacar que, en general, la cirugía se efectúa una vez el médico especialista ya ha descartado otros tratamientos alternativos y el dolor no solo persiste, sino la hemorroide empeora.

En estos casos, la cirugía se transforma en la medida terminante, pues suprime esas venas y las sella, haciendo desaparecer por completo la hemorroide y sus síntomas. Acostumbra a efectuarse con anestesia local y sedación y, si bien su restauración depende en buena medida de cada caso, no acostumbra a haber dificultades.

Tras la cirugía pueden experimentarse ciertas molestias al contraer o bien relajar la zona, pero irán desapareciendo poco a poco en un plazo de dos semanas.

¿De qué forma puedo saber si la cirugía está indicada en mi caso?

Es sencillísimo, en Policlínica Barcelona ponemos a tu predisposición a nuestro cirujano especialista en hemorroidectomía para que valore tu caso. La primera visita de valoración es gratis y sabrás en qué consiste la cirugía y se resolveran todas tus dudas.

¿Cómo puedo informarme?

Amplia tu información sin compromiso llamándonos al 93 217 87 03 o pidiendo una cita Online.