¡Pídenos más información!

Acepto la Política de Privacidad

Autorizo el envío de comunicaciones relacionadas con los servicios de POLICLÍNICA BARCELONA

Llamadme:

Una fisura anal es una pequeña herida o desgarro que se genera en el ano. En general, se encuentra en la zona más externa y pertenece a las enfermedades del recto y se puede dividir en fisura anal aguda y crónica.

Acostumbran a ser realmente dolorosas provocando sangrado, picor, escozor y en ciertos casos puede complicarse generando una fístula anal.
Normalmente se asocia a una hipertonía de los esfínteres anales. Sin embargo, es posible que la fisura sea “atípica” y se deba a otras causas. En esos casos, el tratamiento es diferente y puede precisar de ciertas pruebas y diferentes tratamientos para eludir dificultades serias.

Las causas de la fisura anal

La fisura anal puede deberse a múltiples motivos: estreñimiento crónico, deposiciones durísimas, hemorroides o bien una diarrea prolongada pueden producir lesiones en la mucosa anal y ser la causa de una fisura.

Los síntomas más habituales

El más importante es el dolor intenso que se desencadena con la defecación, aun persistente horas tras las deposiciones.
Asimismo se puede presentar sangrado, escozor y también inflamación, síntomas afines a los ocasionados por una hemorroide, “hemorroide centinela”, y que a veces producen un diagnóstico equivocado.

La hemorragia provocada por la fisura anal -pequeñas “hebras” de sangre en las heces- desaparece a los pocos minutos de la defecación.

Tratamiento

Una vez confirmado el diagnóstico, el tratamiento cambiará dependiendo si la fisura anal es aguda o bien crónica.

Fisura anal aguda: En la fase aguda el tratamiento médico tiene más posibilidades de éxito. El tratamiento en un inicio es la instauración de unos hábitos dietéticos, eludiendo el estreñimiento y las heces duras. Una dieta equilibrada y rica en fibra es esencial, efectuar baños de asiento con agua templada en la zona perjudicada y también ingerir suficiente cantidad de líquido. Si pese a ello no se cura, existen tratamientos médicos en forma de pomadas que actúan como calmante y antiinflamatorio consiguiendo aliviar el dolor y favoreciendo su cicatrización. Otra alternativa es reducir la hipertonía de los esfínteres con colocación de toxinas en ciertos puntos.

Fisura anal crónica: La cirugía es precisa cuando la grieta no responde al tratamiento y cuando las molestias duran más de unas semanas. Se pueden hacer muchos tipos de intervenciones, dependiendo del tipo de fisura. En los casos en los que la hipertonía de esfínteres esté presente, se efectúa una esfinterotomía lateral interna. La aparición de incontinencia es inusual y la tasa de sanación altísima si la efectúa un especialista. Estas operaciones se efectúan en Cirugía Mayor Ambulatoria y no requieren ingreso.

El postoperatorio requiere los baños de asiento (tras consultarlo con el médico) y los laxantes leves pueden asistir en la sanación postoperatoria de la herida.

Pídenos una cita Online

Amplia tu información sin compromiso llamándonos al 93 217 87 03 o pidiendo una cita Online.